miércoles, 4 de noviembre de 2009

La Historia del Comic Argentino Partes 7 y 8

SEPTIMA PARTE: a partir de la década del '90
Recién iniciada la década, en el Centro Cultural San Martín se lleva a cabo, en 1990, con el auspicio de la Municipalidad de la Ciudad de Buenos Aires, el "Primer Salón Nacional de la Historieta y el Humor", sin demasiada trascendencia popular, pero que deja un saldo positivo. Un año después, se realiza, esta vez en el Centro Cultural Recoleta, el "Segundo Salón Nacional de la Historieta y el Humor", y a pesar de que el centro cultural no permite vender ejemplares, no publicita demasiado la exposición ni se la toma muy en serio, este salón es el punto de partida de la Muestra Permanente de la Historieta y Humor que se viene realizando hasta hoy en forma habitual en la Recoleta. En cuanto a la siempre vigente Mafalda (imagen de la derecha), en los años '90, y a pesar del tiempo transcurrido desde la última tira publicada por Quino (en Junio de 1973), sigue haciéndose notar, sobre todo en el exterior.
MAFALDA
Por otra parte, la "comicmanía" que ya comenzaba a insinuarse en los últimos años de los ‘80 hace que empiecen a abundar en la zona céntrica primero, y en los barrios más importantes, después, los "Comic Shops" (o Comiquerías), liderados por "El Club del Comic", pionero en el rubro, en los que el público, sobre todo el más joven, se vuelca en masa. Y como consecuencia del dólar barato (la paridad cambiaria había sido decretada en 1991 por la Ley de Convertibilidad), a principios de la década se hace más accesible la importación de historieta extranjera, y los superhéroes norteamericanos, con sus series al día, inundan el mercado. De a poco irán desapareciendo las grandes revistas de antologías para dar lugar a los comic-book, formato en el que se editará casi todo lo que se haga en nuestro país.
PORTADA
Mientras tanto, Argentina y Brasil lanzan, en forma conjunta, un producto con la participación de los mejores autores de ambos países (izquierda). Y en esta década, además, se desarrollan y aparecen nuevos dibujantes de una inusitada capacidad artística, a la vez que la historieta de aventuras aparece agotada y reiterativa. Es una etapa en la que no surgen nuevos guionistas de relevancia, en una crisis que es compartida por gran parte de la producción cultural y artística. Sin embargo, los años ‘90 se caracterizan por la consagración definitiva del historietista argentino a nivel mundial.
Tanto guionistas como dibujantes, tanto los de siempre como los nuevos valores, triunfan en Europa y son convocados para colaborar con los "monstruos" del comic norteamericano, más reacios que los europeos para aceptar creadores extranjeros. Artistas de los "grandes" como Quique Alcatena, Francisco Solano López o Leo Durañona, y chicos "nuevos" como Fede Cueva, Pez, Horacio Ottolini, Ariel Olivetti y Pablo Raimondi son contratados por Marvel y D.C. para dibujar o entintar algunos de sus títulos , y no precisamente los menores, pues hablamos de "Avenger" o "Batman", entre otros. Como ejemplos de este "boom" internacional, podemos mencionar que, tomando el año 1994, se llega a la conclusión de que en Italia, uno de los países de mayor producción de comics en Europa, la mayoría de las revistas publicadas tiene un 25 % de material europeo y un 75% de material argentino, ya sea encargado directamente a sus autores o comprado a la editorial Columba. Por otra parte, Javier Coma (español) opina que las mejores historietas de la década del ‘80 son "Perramus" (Breccia-Sasturain), "Verano indio" (Pratt-Manara), "Partida de caza" (Christin-Bilal), "Afán de vida" (Will Eisner), "Custer" (Trillo-Bernet) "Encuentros y reencuentros" (Sampayo-Muñoz) y "American Flagg" (Chaykin). De los siete mejores del mundo, el 50% exacto (si consideramos todo lo argentino que tiene Pratt) es producción nacional.
En 1991 aparece el número uno de la revista "El Tajo", de ediciones Record, donde se publicaría la serie "El Milagro de las Sirenas", a cargo de Eduardo Santellán. Ese mismo año, en Guernica (España), se realiza la exposición sobre Muñoz-Sampayo, a la vez que el Correo Argentino emite la primera serie de los sellos postales de "El humor y la historieta". En 1992 es editada profesionalmente, por Ediciones la Urraca, la tira "Cazador" (derecha), de Lucas-Olivetti-Ramírez-Cascioli, una serie iniciada como fanzine, y que fue una de las más exitosas y paradigmáticas de la historieta argentina de los noventa, con gran repercusión entre el público adolescente. Ese mismo año aparece el último número (el cien) de la revista "Fierro". A su vez, una aparición importante es la de la nueva revista "El Lápiz Japonés", cuidada y prolija, en forma de libro, realizada por gente muy joven, con la presencia de autores jóvenes y muy profesional, a pesar de su "estilo subte".
CAZADOR
Por otro, las editoriales comienzan a publicar a gran escala, en forma de libro, recopilaciones de los éxitos argentinos en Europa y de los clásicos de otras épocas. Así, "De la Flor", "Doedytores", "Columba", "Colihue", "Récord" y otras famosas editoriales que hasta el momento no se habían ocupado del tema, comienzan a deleitarnos con las versiones completas (reimpresas o inéditas), de, por ejemplo, "Tigre hotel", una de las grandes creaciones de Pablo Zweig (dibujos) y Mario Rucconi (guión); "Vera, historia de Indias", de Oski; "Cosecha verde", una apasionante historieta que combina elementos del relato folletinesco y la serie negra (a cargo de Mandrafina y Trillo); "Buscavidas" de Breccia y Trillo; "Mi novia y yo" tomos I y II, de Robin Wood y Carlos Vogt; "El Eternauta" I y II (de Oesterheld y Solano López), "Sargento Kirk" (de Oesterheld y Pratt), "Bull Rocket" (de Oesterheld y Campani); "Keko, el Mago", de Carlos Nine, "Metallum Terra", de Quique Alcatena y Eduardo Mazzitelli; "Transposiciones" y "Letras Escogidas", de Sanyú; "Versiones", de Alberto Breccia y Juan Sasturain; "Bordeline" I y II, de Carlos Trillo y Eduardo Risso; "El otro yo del Doctor Merengue", de Divito, "Don Fulgencio", de Lino Palacios; "Alack Sinner", de Muñoz y Sampayo; "Ciudad" y "Ciudad II", de Ricardo Barreiro y Juan Giménez; "Ministerio" e "Instituto" de Ricardo Barreiro y Solano López; "Los Cómicas y el SIDA", de Fernando García y Hernán Ostuni; "Manual de Historia Argentina", del niño Rodríguez; "Yo, Matías" varios volúmenes, de Sendra; recopilaciones varias de Fontanarrosa, y muchísimos más.
MAX CALZONE
Dentro de este "éxito asfixiante", en la línea de las mejores revistas de los ‘80, nace, con los ‘90, "Puertitas", de "El Globo Editor", dirigida por Carlos Trillo, que publica los que serán los grandes éxitos de la década; por ejemplo, la ya mencionada "Cosecha Verde" y "Dragger" de Cacho Mandrafina y Carlos Trillo; "Irish Coffee", con dibujos de Carlos Meglia y guión de Carlos Trillo; "Max Calzone" (izquierda) de Parissi y Tabaré; "La sagrada familia", de Enio y Guillermo Saccomanno, con aventuras de la "maffia" italiana, y muchos más, además de seguir la tradición de sus antecesoras en cuanto a comentarios críticos, notas monográficas y apuntes sobre el comic. La publicación duraría hasta el año 1994. En paralelo a "Puertitas" se publicó "Puertitas Supersexy" dedicada enteramente al género erótico.
Siguiendo con las historietas que aparecen en la década y en poco tiempo llegan a ocupar un lugar preponderante, en "Skorpio", del n° 178 al 181, de 1991, se publica la excelente "El Golem", con guión de Ricardo Ferrari y dibujos de Cacho Mandrafina y Beto Macagno. En forma de suplemento, también en Skorpio, se publica "La Fortaleza Móvil", de Quique Alcatena y Ricardo Barreiro, y en las publicaciones clásicas de Columba aparecen joyas como "El Púgil", de Ricardo Ferrari y Lucho Olivera; "El Dios", de Ferrari y Capristo; "Fratelli Centobuchi", de Trillo y Mandrafina y otros.
En 1992, Daniel Paz comienza a publicar, en el diario "Página 12", la tira "F.Mérides Truchas", a su vez que se elige a Patoruzú (derecha) como símbolo de la exposición realizada en Buenos Aires con motivo del Quinto Centenario del Descubrimiento de América. A partir de mayo de 1992 la editorial italiana "Euroa" comienza a publicar, en Italia, "Cybersix", de Carlos Trillo y Carlos Meglia, uno de los boom del comic mundial, que recién comenzará a publicarse en la Argentina en 1994. En Noviembre de 1993 muere Alberto Breccia y la historieta argentina ya no será la misma sin él.
PATORUZÚ
Después de casi cuarenta años (salvo intentos esporádicos que habían fracasado estrepitosamente), vuelven a realizarse ediciones argentinas de las revistas de D.C. y Marvel Comicas, caracterizadas, como las antiguas, por una excelente edición, traducción y comentarios, que vuelven a abrir un importante mercado sudamericano. Gran parte del catálogo de DC Comics es editado en Argentina por parte de la editorial Perfil.
AMORFI
En 1994 comienza a salir, en los kioscos, la versión comercial de "Comiqueando", uno de los fanzines de la década del ‘80, dedicada íntegramente al comentario y crítica de la historieta y el dibujo animado nacional e internacional y a la promoción de nuevos valores. En ésta revista aparecería "Amorfi" (izquierda), de "Dani The O" (Daniel Díaz). Por otra parte, y a pesar de la desaparición de Oesterheld, "El Eternauta" tendría nuevas continuaciones. El 20 de agosto de 1995 muere Hugo Pratt, sumiendo definitivamente en el luto a la historieta del mundo.
En junio de 1995 se realizan en Bahía Blanca las "Jornadas Nacionales de la Calle, con la presencia, entre otros de Francisco Solano López, Juan Sasturain, Carlos Nine, Hermenegildo Sabat, etc. En ese mismo año, Solano López, con su historieta "Silly Symphonics", gana el 1er. premio del Festival de Cine y Arte Erótico de Barcelona. El Ministerio de Cultura y Educación, también en el ‘95, en el marco del Programa Nacional por los Derechos del Niño y el Adolescente, produce y difunde almanaques y afiches ilustrados por Fontanarrosa, Rep y Sendra, tres de los mejores humoristas gráficos de la actualidad.
El 6 de noviembre de 1995 reaparece triunfal después de tres décadas, con sus nuevos cortos en Canal 13, el siempre recordado "Hijitus", de García Ferré, con nuevas técnicas pero la magia de siempre en este mismo mes, en el Palais de Glace de Buenos Aires se realiza, a dos años de su muerte, un homenaje a Alberto Breccia titulado "Luces y Sombras", con la presencia de grandes artistas argentinos y españoles. El 31 de diciembre de 1995, la revista dominical de Clarín, Viva, hace un balance del año a través de tres "argentinos" famosos: Clemente (Caloi), Inodoro Pereyra (Fontanarrosa) y Matías (Sendra).
En enero de 1996 sale el último número de "Skorpio", y ese mismo año llegaría la revista “Hacha” (se editaron solo 6 números). Entre Abril y Mayo de 1996, en la Feria del Libro de Buenos Aires, hay un espacio especial dedicado a los cien años de la historieta y uno de los actos culturales organizados es una mesa redonda titulada "La Historieta como vehículo educativo", a cargo de especialistas en el género como Oscar Steimberg, Jorge Rivera, Germán Cáceres y Sanyú. Entre el 7 y 10 de noviembre se lleva a cabo Fantabaires, la 1º Convención de Historietas, Humor Gráfico, Ciencia Ficción y Terror; con la presencia de artistas, ciclos y charlas, más las distintas editoras, se realiza la misma en la Sociedade Nazionale Italiana, que fue colmada por el público. Fantabaires duró hasta ya entrada la nueva década. En 1996 comienzan a emitirse en canal 11 los capítulos de la serie "Cybersix", interpretada por la modelo Carolina Pelleriti.
FLO
En abril de 1996 la revista "La Maga", en su número 221, regala un videocasette que contiene un programa completo del ciclo DNI (A.T.C.) dedicado a "El Eternauta" (emitido en 1995), personaje que sería incluído por el diario Clarín, en el año 2000, y a pesar de ser una historieta, en su colección "La Biblioteca Argentina / Serie Clásicos", junto a obras como Martín Fierro y autores como Borges, Sábato o Cortázar. En esta década aparecen nuevos personajes en los diarios, como ser “El Nene Montanaro” (de Altuna) en Clarín, "Catalina" (de Carlos Garaycochea) y Gaturro" (de Nik), ambos en "La Nación"; "Flo" (a la izquierda, de Maitena) y "Don Gregorio" (de Garaycochea), ambos en el diario "Tiempo Argentino", "El Niño Azul" y "Gaspar, el Revolú" (ambos de Rep), en el diario "Página 12", etc.
Entre 1997 y 1998 cientos de revistas independientes y fanzines surgirían en todo el país, como ser "Catzole" (donde aparecería "El oficial Yuta", derecha, de Rovella), "Morón Suburbio" (de Angel Mosquito) , "Falsa Modestia", "Océano y Chaquito", "Pluma Negra", "Chelza!", "La Métafora", "Cámulus", "La Quimera", "Alas", "Kapop", etc. También surgirían revistas más ambiciosas, pero que desaparecerían a los pocos números, como ser "Oxido de Fierro", "Buitre", "Qajas" o "Arkanov ". En las provincias del interior del país se producían fenómenos similares con revistas como "Aspid", "Elvisman", "El Hombre Sopapa" (hecha enteramente en tela), "Guacho", "Cossanostra", "Rrruido", "Cogazomics", "Asfalto Caliente" y "Dopple Charasca".
YUTA
En la última parte de la década surgieron los "Comic books argentinos", donde aparecerían una serie de personajes que, sin llegar a ser superhéroes, se aproximarían a ese género; las 2 revistas que alcanzarían mayor proyección en el tiempo con este estilo fueron "Animal Urbano" y "El Caballero Rojo". Pero la estrella comercial del fin del siglo fue el Manga, con, por ejemplo, la revista "Lazer", de Editorial Ivrea.
En 1998 se creó la “Asociación de Historietistas Independientes”, agrupando a los productores de revistas y fanzines independientes del país. Ese mismo año, el Correo Argentino lanza la segunda serie de sellos postales en homenaje a los autores del humor y la historieta de Argentina, y a sus populares creaciones (a la derecha, el sello de lanzamiento, con el clásico "gatito" dibujado por Landrú). En el año 2000, Ediciones de La Flor lanzaría el libro “La historieta argentina - Una historia”, de Gociol y Rosemberg, un volúmen de más de 600 páginas cuya primera parte corresponde a una cronología de la evolución de la historieta argentina y la segunda al pertinente análisis temático.
SELLO 1998
Al finalizar la década apareció brevemente la revista "Ultra" (de editorial Ivrea), con 3 historietas, "Anita, la hija del verdugo" (de Sosa y los hermanos Bobillo), "Convergencia" (de Oberto y Brito) y la reedición de "4 Segundos" (de García Zecchin y García Valdearena).
Es importante señalar que, en el último lustro del siglo XX, los artistas argentinos consagrados publican bastante material en el exterior.

LA HISTORIA DEL COMIC EN LA ARGENTINA
OCTAVA PARTE:
a partir del siglo XXI
Por la caída de la convertibilidad (en Diciembre de 2001), el aumento de los costos paraliza a los pocos que se animaban a la autoedición, y por bastante tiempo no aparecen nuevas publicaciones de historieta argentina. Para peor, en el año 2001 cierra la famosa editorial "Columba", siendo la que por más tiempo publicaría historietas en el país. Por otra parte, pasa el furor de las "comiquerías", y van cerrando una a una, quedando solo unas pocas. Sin embargo, y a pesar que en Enero de 2002 aparece por última vez la Revista "Anteojito", en el siglo XXI siguen apareciendo, con el tiempo, nuevas revistas de historietas, como ser “El Historietista” (a cargo de Walter Vázquez), "El Tripero", "¡Suélteme!", "Ultra", "El Abismo", "Selvática", etc. Así, progresivamente surgen, día a día, más publicaciones independientes de historietas, siendo la mayoría autofinanciadas y distribuidas por los propios editores. Quien más se destaca como editor independiente es "La Productora", con revistas unitarias como "El Otro", "Road Comic", "Punto Muerto", "Resurrecto", "Néstor Comics", "Perfecto", "Grájal", etc. En todas estas revistas aparecen los nuevos talentos y autores de la historieta nacional, en constante renovación.
En Diciembre de 2003 se lanza la "Biblioteca Clarín de la Historieta", siendo 20 títulos publicados cada 15 días, con clásicos de la historieta nacional (Mafalda, El Loco Chávez, El Eternauta, Patoruzú, Nippur, Inodoro Pereyra, Isidoro, etc.) y extranjera (Súperman, Batman, Popeye, etc.), con la historia de los personajes y las biografías de los respectivos autores. Y a propósito de Mafalda, ella y sus amigos (imagen de la derecha) siguen haciéndose notar en el nuevo siglo, a pesar que la última tira data de 1973.
MAFALDA Y SUS AMIGOS
CHARLY HUESOS
En el año 2003 el Correo Argentino emite la tercera serie de sellos postales de "El humor y la historieta". Por su parte, siguen apareciendo nuevos personajes y tiras en los diarios, como por ejemplo "Charly Huesos" (izquierda), de Claudio Furnier (en La Voz del Interior), "CaZados", de Trillo, O'Kif y Gutiérrez (año 2002, en "Clarín"), los pingüinos de la tira "Macanudo", de "Liniers" (año 2002, en La Nación), "La Nelly", de Langer y Mira (año 2003, en Clarín), y "Batu", de "Tute" (año 2007, también en La Nación).
En Septiembre de 2006 se lanza la "Nueva Biblioteca Clarín de la Historieta", esta vez con 15 libros de aparición quincenal, siendo 8 referidos al cómic nacional (como ser Boogie, Patoruzito, Sargento Kirk, Don Fulgencio, Avivato, Sherlock Time, etc.), y 7 del cómic estadounidense (El hombre araña, Tarzán, Mickey, Donald, X-Men, etc.). Se hace notar en el año 2007 la aparición de la colección "Aventuras Dibujadas", un proyecto editorial que compila, en doce álbumes, historietas contemporáneas de autores argentinos para niños y jóvenes, como ser "Bosquenegro" (de Calvi), "Dante Elefante" (derecha, de Rovella), "Monsterville" (de Parés y Jorh), "El Cuerno Escarlata" (de Trillo y Varela), "El perro de la esquina" (de Arias), "Misión + Cota" (de Chanti), "Coco y Cilindrina" (de Montag) y "Martin Holmes" (de Trillo y Bobillo).
DANTE ELEFANTE
En Marzo de 2008 llegó a los cines "Imaginadores", de Daniela Di Fiore, una mezcla de documental y animación que recorre el universo de la historieta argentina. Del 20 al 24 de Mayo del mismo año se realizó, en Buenos Aires, el Festival Internacional de Historietas "Viñetas Sueltas", reuniendo autores sudamericanos y europeos.
SEPAN DISCULPAR LOS OLVIDOS Y ERRORES... LA HISTORIA DEL COMIC EN ARGENTINA ESTA EN PERMANENTE CONSTRUCCION. Gracias...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada